UN FESTEJO ATRAGANTADO

Manu Sapag no tuvo un buen sábado en entrenamientos y clasificación del TC2000, pero sí un Sprint sorprendente, en el que estaba 3° pero la transmisión lo dejó a pie.

Desde los entrenamientos de la penúltima fecha del TC2000 en Rosario, el fin de semana de Manu Sapag no apareció dentro de lo esperado. La puesta a punto de su Citroën C4 Lounge nro 33 no llegó al punto de funcionamiento competitivo como para pelar entre los primeros lugares, algo que era habitual hasta un par de fechas atrás.

En los entrenamientos siempre se mantuvo entre los puestos P14 y P17, y si bien mejoró un segundo de una tanda a otra, el puesto 17 lo dejó fuera de los primeros 14, que invierten sus posiciones para la Carrera Sprint.

Ahí cambió el domingo del piloto se Tigre. Si bien Rosario tiene ahora una extensión mayor y con más zonas para el sobrepaso de autos, el circuito es de los más complejos para recuperar posiciones en carrera.

Pues no fue así para Manu Sapag. El ritmo del auto cambió completamente el panorama, y manejando con mucha precisión, hilvanó sorpasos oportunos y aprovechó cada situación que se fue presentando, para llegar nada menos que al tercer lugar. Después, un par de maniobras ásperas lo dejaron quinto, pero en el mismo pelotón de punta que peleaba por la victoria.

Lamentablemente, a 5 vueltas del final, se trabó la caja de cambios, entraron dos marchas juntas y la caja de destruyó, dejando el auto literalmente "clavado" en los mixtos. El abandono es el resultado menos merecido de este gran trabajo de Sapag, que esperará un domingo con igual ritmo pero mayor fortuna.

DECLARACION DE MANU SAPAG

"El día empezó bastante mal. El auto estaba muy agarrado de cola y no había forma de evitar que se vaya tanto de frente. Eso nos hizo lentos en clasificación. Largar P17 y llegar a estar P3 en tan pocas vueltas, es una experiencia que no había sentido nunca antes. Siento que fue una de las mejores carreras de mi vida. Pase muchos autos, esquivé problemas y eso me ayudó a seguir subiendo, y llegué a la punta con un gran ritmo. De pronto, bajé un cambio y quedó trabada la transmisión. El auto se trabó, no lo pude ni siquiera sacar de la pista. Da bronca, pero al mismo tiempo, mucha ilusión para mañana. Si tenemos el mismo funcionamiento, puede ser un gran día de carreras".